La Rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, que afecta fundamentalmente el rostro y, dentro del rostro, afecta más frecuentemente la zona central: nariz y mejillas. Si bien es más frecuente en mujeres de entre los 30 y 50 años de edad, cuando se presenta en los hombres ésta enfermedad suele ser más severa.
La enfermedad se caracteriza por la presencia de rostro colorado (eritema), granos (pápulas y/o pústulas) y de vasos dilatados, lo que comúnmente se observa como hilitos rojos en nariz y mejillas.

.

 

En los casos más leves, sólo se observa el color rosado o rojo en el rostro, especialmente las zonas anteriormente descriptas (nariz y mejillas). Si la enfermedad avanza, aparece la dilatación crónica de los vasos de la piel. Esto requiere tratamiento con Luz Pulsa Intensa.

En los casos más grave de esta enfermedad, se caracteriza por la aparición de granos rojos con y/o sin pus. Este tipo de Rosácea requiere que al procedimiento sobre la piel, se le sume el tratamiento por boca. Esto es así, ya que, al no complementarlos, se corre riesgo de dejar importantes secuelas,
como por ejemplo cicatrices.

Los ojos también pueden ser afectados por esta enfermedad. Habitualmente se presenta en las formas más severas, pero no obstante se debe informar al paciente que puede presentar en algún momento síntomas como: irritación o sensación de arenilla, picazón o sensación de quemazón. Por lo tanto, su oftalmólogo debe estar informado sobre la enfermedad dermatológica que el paciente padece. Esta integración de las diferentes áreas de la medicina es lo que lleva a un mejor y más rápido mejoramiento.

La Rosácea se confunde con múltiples enfermedades como el Acné, la alergia al sol y otras alergias.

Factores que agravan la Rosácea

El paciente siempre debe tener cuidado con la exposición al Sol, calor, frio extremo, cambios bruscos de temperatura (de frio a calor y viceversa). Además, tiene que prestar atención a las ingestas de comidas picantes, alcohol, café en exceso y muy caliente. Las situaciones de estrés son otros de los factores que agravan la Rosácea.

Un Buen diagnóstico y un tratamiento a tiempo adecuado a cada persona, sumado a los cuidados generales que debe tener cada uno, llevan al paciente a un mejoramiento de la enfermedad y, por lo tanto, contribuye a su Bienestar general.


Consulta
Tips Dermatológicos
Completa el tu Nombre y Mail para recibir mis Tips:
Respetamos tu privacidad.